Cómo adaptar tu marca al futuro y crear un modelo disruptivo con tu negocio

Una marca publicitaria es el identificador de un producto en el mercado, con el propósito de llegar más fácil al consumidor. Una marca debe adaptarse 100% a la esencia del producto y debe estar diseñada con el objetivo de llamar la atención del cliente. La imagen de nuestro negocio tiene varios objetivos, estos están guiados hacia la atracción de nuevos posibles clientes. Uno de los objetivos es identificar al producto, muchas veces no se usa el nombre completo de la compañía, por lo que se pueden crear variaciones de acuerdo al producto, aunque siempre predomine el nombre como mayor identificador de la marca.

Las marcas son diseñadas bajo esquemas atractivos y es así como captan la atención del cliente, por lo general las marcas deben ser fáciles de interpretar y recordar, es importante también tener en cuenta el impacto que recibirá el usuario con la marca y mantener activa una renovación constante. Está claro que una marca debe inspirar seguridad, calidad, confort e innovación, de lo contrario el cliente se alejará y optará por acercarse a otras que le presenten mejores ventajas. Vivimos en una constante guerra de marcas y todas buscan posicionarse mejor ante el cliente final.

Todo esto nos lleva a retomar los conceptos esenciales del Branding, disciplina que nos obliga a estar en constante movimiento, que evoluciona año tras año, adaptándose a los contextos cambiantes de esta sociedad moderna.
Existen grandes marcas exitosas que funcionan más allá del logo o sus sitios web, incluso que funcionan sin posicionamiento digital. Estamos avanzando a una era donde ser reconocido sin mostrarse al completo o dejar atrás la venta directa para impulsar la relación con el usuario a través de historias, nos catapulta cada vez más a un reconocimiento pleno de nuestra esencia como marca.

 

¿Hacia dónde nos dirige la dinámica de esta sociedad moderna con nuestras marcas y cómo adaptarlas?

 

Tradicionalmente, el estudio del consumidor y del mercado objetivo, constituían los pilares básicos para la estructuración y la toma de decisiones de una marca. Hoy en día esto ya no es tan relevante para desarrollar una estrategia de “branding”. Por el contrario, lo que hoy representa un mecanismo clave a nivel estratégico, es la resiliencia de aceptar, reconocer y por ende anticiparse al mercado a partir de estos datos: detectar cambios sociales y culturales, generadores de nuevos hábitos y estilos de vida, que inducen directamente en las nuevas tendencias de consumo.
En contexto y debido al tiempo por el cual estamos cruzando actualmente a nivel mundial, se considera que el valor principal que determina,una gestión eficaz de un proceso de branding, no es de carácter cognitivo sino actitudinal; el rol del “brand manager” se ha desplazado, desde el tradicional gerente de marca, hacia una especie de cazador de tendencias, este se debe concentrar ahora en monitorear el mercado de manera creativa y holística y en conjunto con la actualidad. Los insight o razones clave que causan los fenómenos sociales emergentes, son factores clave para el branding estratégico. El futuro es incierto e inquietante, pero la buena noticia es la certeza del cambio venidero. Tenemos que mantener una actitud positiva y pro-activa al cambio, esto es lo que diferencia a los hombres conservadores de los innovadores.
Cómo lo expresó Heráclito: “Lo único permanente es el cambio.”

 

¿Cuál es el escenario de tendencias para las marcas en lo que resta de este 2020?

 

El mapeo del escenario de las marcas en este momento, no puede separarse del macro- contexto social, económico, demográfico, ecológico, político, climático, etc. Hemos entendido que estas variables son incontrolables, la afectación, de una u otra manera del entorno influye en toda estrategia de branding. En este sentido, el análisis de Global Trends 2025: Afirma la dinámica de la sociedad de un mundo multipolar.

 

¿ Cuáles serán entonces los pilares desde los cuales se construyen las marcas sólidas del futuro?

 

Un factor clave es el servicio, el diseño y la experiencia. Al planificar una estrategia de marca vinculando al usuario en el tiempo, permitirá consolidar una fidelización eficiente con la marca. La palabra fidelidad proviene del latín fide, que significa fe. En contexto a las marcas, sólo si estas sostienen una interacción continua con los usuarios en el tiempo, es factible hablar de fidelización.

En este 2020 los usuarios nos han mostrado que, responder a la necesidad de inmediato, en el aquí y ahora, proporcionan una gratificación instantánea, pero a la vez, fugaz. Debe estar claro que debemos ser flexibles a la hora de acompañar el estilo de vida de nuestro usuario, sin perturbar su dinámica. Las nuevas tecnologías nos facilitan esta conexión en cualquier momento y en todo lugar. El marketing Digital se perfila como una herramienta privilegiada de información, promoción, comunicación e interacción con los usuarios. Con la cantidad absurda que existen de smartphones, las posibilidades es establecer un vínculo sólido y experiencias significativas con los clientes son exponenciales. El manejo inteligente del tiempo, la gestión del ocio, el consumo racional y la necesidad de simplificar la vida cotidiana, son tendencias que demandan de las marcas, una mayor adaptación y plasticidad.

EL NEURODISEÑO ¡una mirada al cerebro!

¿QUÉ ES EL NEURODISEÑO?

Desde hace muchos años, los estudios de la conducta humana han sido de suma importancia en todos los ámbitos de la vida. El ser humano posee cualidades distintas entre cada uno de ellos, estas hacen que seamos unos distintos a otros, pero siempre con la misma y única cualidad que nos hace totalmente humanos, ¡EL CEREBRO!

En tan solo un kilo y medio de materia se alojan cerca de un billón de conexiones gracias a las cuales somos capaces de recordar, imaginar, crear… De apenas este 2% del total de nuestro cuerpo son enviadas todas las órdenes que se requieren en nuestro sistema para su total funcionamiento, es decir, este órgano se ha estudiado y se tiene que estudiar desde tiempos inmemorables, aunque con aciertos hace apenas unos ciento cincuenta años.

Estos estudios llevaron  a crear un campo exclusivo para analizar de manera detallada la conducta humana, el cómo y el porqué de lo que somos. Esto se refiere a todo el proceso de nuestros pensamientos y vivencias a través del cerebro, ¿como funciona?, ¿porque pensamos de tal manera? y que nos pudo haber inducido a pensar de cierta forma, ¿Como marcan las situaciones a nuestro cerebro?.

Los estudios de la neurociencia son conjuntos de disciplinas que por medio de estudios científicos logran entender y aprender de la conducta humana, el cómo actuamos, pensamos, o aprendemos nos dice cómo interviene el cerebro en nuestro total funcionamiento y de esto se concluye el cómo funcionamos los humanos.

La neurociencia es tan influyente que casi todas las áreas profesionales han acogido estos estudios científicos, para aplicarlos a su campo y que en cierta forma funcionen mejor. Este es el caso del Neuromarketing, este campo ha logrado que los estudios de marketing enseñados hace unos diez años atrás no tengan un peso tan influyente en lo que se refiere al mercadeo y estrategias reales de marketing, estrategias que son verificadas ahora con métodos científicos, pruebas reales con resultados reales del estudio del consumidor y no los famosos -focus group-, que lo que se pensaba era que daban información de lo que “quería el consumidor” y esto no era real, (dice la neurociencia) debido a que las personas NO SABEN LO QUE QUIEREN.

 

NUNCA SABEMOS QUE ES LO QUE QUEREMOS

Así es, nunca estamos conformes, creemos que queremos algo pero en realidad no queremos ese algo, no sabemos por qué lo queremos o si en realidad eso es lo que queremos, esto pasa muy a menudo cuando estamos escogiendo algún producto y nos cuesta seleccionar entre uno y otro.

El no saber qué queremos se debe a que nuestro cerebro recibe información de dos maneras; una es de manera consciente y la otra de manera inconsciente. Lo que ocurre es que en nuestro cerebro se quedan almacenados todos los recuerdos y las vivencias que nos pasan y nos llegan de manera inconsciente, nos gusta un color “x” debido a que tuvimos una experiencia previa que nos marcó y nos quedó guardado en un espacio del cerebro, esto ocurre (según la neurociencia), ya que el cerebro vivió una experiencia gratificante, posterior a esto el cerebro segrega dopamina (hormona asociada al placer), esta detecta por adelantado una situación favorable para la vida, entonces en un momento determinado cuando esta situación se vuelve a presentar (por ejemplo con un color) sabemos que nos gusta porque se generó esa sensación positiva hace un tiempo atrás. ¿Y porque regresa esa sensación a nosotros?, esto se debe a una hormona en el cerebro llamada oxitocina, esta al segregarse causa una sinapsis con las hormonas espejo y estás a su vez actúan para que se cree en nosotros lo que se conoce como la empatia.

 

DISEÑO DE EMOCIONES

Existe una rama del diseño que la conocemos como “diseño emocional”, esta lo que busca es generar en el usurario o el consumidor una sensación positiva, generando emociones que permiten que un producto funcione muy bien en un determinado contexto.

Cuando se impacta emocionalmente se genera una sinapsis emocional que se asocia con el mensaje emitido por el producto diseñado, toda motivación genera una reacción, esta impacta a varias áreas cerebrales y es lo que produce (ideas, emociones, conductas y EMPATIA).

Cada pensamiento y cada acto en nuestra vida tiene un porque y un cómo, está estrechamente relacionado con el diseño, y a pesar de esto es un tema que lleva apenas unos pocos años en que lo descubrieron y empezaron a aplicarlo.

El neurodiseño es aún poco empleado, lo más cercano a esto es el Neuromarketing en la publicidad publicidad, pero estas bases permitirán que se puedan analizar los estudios de estos y aplicarlos al diseño de productos, diseño industrial, diseño de modas, la Neuroarquitectura también ha sido estudiada hace unos años.

El neurodiseño pretende entonces crear sensaciones por medio de emociones en nuestro cerebro. Estas emociones nos ayudarán a que la creación y composición de un diseño tenga una justificación valida y científica que podamos aplicar para diversos contextos según el estudio del mismo y de las conductas de las personas que pertenezcan a este.

Conociendo esto podemos entonces ya no diseñarle a un usuario, si no diseñarle a su cerebro y sabemos que este no se equivoca.

Wishlist 0
Continue Shopping