Cómo adaptar tu marca al futuro y crear un modelo disruptivo con tu negocio

Una marca publicitaria es el identificador de un producto en el mercado, con el propósito de llegar más fácil al consumidor. Una marca debe adaptarse 100% a la esencia del producto y debe estar diseñada con el objetivo de llamar la atención del cliente. La imagen de nuestro negocio tiene varios objetivos, estos están guiados hacia la atracción de nuevos posibles clientes. Uno de los objetivos es identificar al producto, muchas veces no se usa el nombre completo de la compañía, por lo que se pueden crear variaciones de acuerdo al producto, aunque siempre predomine el nombre como mayor identificador de la marca.

Las marcas son diseñadas bajo esquemas atractivos y es así como captan la atención del cliente, por lo general las marcas deben ser fáciles de interpretar y recordar, es importante también tener en cuenta el impacto que recibirá el usuario con la marca y mantener activa una renovación constante. Está claro que una marca debe inspirar seguridad, calidad, confort e innovación, de lo contrario el cliente se alejará y optará por acercarse a otras que le presenten mejores ventajas. Vivimos en una constante guerra de marcas y todas buscan posicionarse mejor ante el cliente final.

Todo esto nos lleva a retomar los conceptos esenciales del Branding, disciplina que nos obliga a estar en constante movimiento, que evoluciona año tras año, adaptándose a los contextos cambiantes de esta sociedad moderna.
Existen grandes marcas exitosas que funcionan más allá del logo o sus sitios web, incluso que funcionan sin posicionamiento digital. Estamos avanzando a una era donde ser reconocido sin mostrarse al completo o dejar atrás la venta directa para impulsar la relación con el usuario a través de historias, nos catapulta cada vez más a un reconocimiento pleno de nuestra esencia como marca.

 

¿Hacia dónde nos dirige la dinámica de esta sociedad moderna con nuestras marcas y cómo adaptarlas?

 

Tradicionalmente, el estudio del consumidor y del mercado objetivo, constituían los pilares básicos para la estructuración y la toma de decisiones de una marca. Hoy en día esto ya no es tan relevante para desarrollar una estrategia de “branding”. Por el contrario, lo que hoy representa un mecanismo clave a nivel estratégico, es la resiliencia de aceptar, reconocer y por ende anticiparse al mercado a partir de estos datos: detectar cambios sociales y culturales, generadores de nuevos hábitos y estilos de vida, que inducen directamente en las nuevas tendencias de consumo.
En contexto y debido al tiempo por el cual estamos cruzando actualmente a nivel mundial, se considera que el valor principal que determina,una gestión eficaz de un proceso de branding, no es de carácter cognitivo sino actitudinal; el rol del “brand manager” se ha desplazado, desde el tradicional gerente de marca, hacia una especie de cazador de tendencias, este se debe concentrar ahora en monitorear el mercado de manera creativa y holística y en conjunto con la actualidad. Los insight o razones clave que causan los fenómenos sociales emergentes, son factores clave para el branding estratégico. El futuro es incierto e inquietante, pero la buena noticia es la certeza del cambio venidero. Tenemos que mantener una actitud positiva y pro-activa al cambio, esto es lo que diferencia a los hombres conservadores de los innovadores.
Cómo lo expresó Heráclito: “Lo único permanente es el cambio.”

 

¿Cuál es el escenario de tendencias para las marcas en lo que resta de este 2020?

 

El mapeo del escenario de las marcas en este momento, no puede separarse del macro- contexto social, económico, demográfico, ecológico, político, climático, etc. Hemos entendido que estas variables son incontrolables, la afectación, de una u otra manera del entorno influye en toda estrategia de branding. En este sentido, el análisis de Global Trends 2025: Afirma la dinámica de la sociedad de un mundo multipolar.

 

¿ Cuáles serán entonces los pilares desde los cuales se construyen las marcas sólidas del futuro?

 

Un factor clave es el servicio, el diseño y la experiencia. Al planificar una estrategia de marca vinculando al usuario en el tiempo, permitirá consolidar una fidelización eficiente con la marca. La palabra fidelidad proviene del latín fide, que significa fe. En contexto a las marcas, sólo si estas sostienen una interacción continua con los usuarios en el tiempo, es factible hablar de fidelización.

En este 2020 los usuarios nos han mostrado que, responder a la necesidad de inmediato, en el aquí y ahora, proporcionan una gratificación instantánea, pero a la vez, fugaz. Debe estar claro que debemos ser flexibles a la hora de acompañar el estilo de vida de nuestro usuario, sin perturbar su dinámica. Las nuevas tecnologías nos facilitan esta conexión en cualquier momento y en todo lugar. El marketing Digital se perfila como una herramienta privilegiada de información, promoción, comunicación e interacción con los usuarios. Con la cantidad absurda que existen de smartphones, las posibilidades es establecer un vínculo sólido y experiencias significativas con los clientes son exponenciales. El manejo inteligente del tiempo, la gestión del ocio, el consumo racional y la necesidad de simplificar la vida cotidiana, son tendencias que demandan de las marcas, una mayor adaptación y plasticidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wishlist 0
Continue Shopping